Cada domingo, el grupo actúa frente a las Ruinas de San Francisco

Guía Zona Colonial RD informa:

Por Karina Jiménez / Periodico El Caribe

La Zona Colonial es uno de los lugares de mayor atracción turística y de esparcimiento familiar con los que cuenta la capital dominicana por su amplia ruta de museos, iglesias y ruinas coloniales. Uno de los puntos más visitados, tanto por nacionales como por extranjeros son las Ruinas de San Francisco, el primer monasterio del Nuevo Mundo, ubicadas en la calle Hostos esquina San Francisco.

Aparte de su valor histórico, cada domingo este lugar adquiere otra dimensión, y lo que atrae a cientos de personas tiene que ver más con el sonido y el sabor de los ritmos caribeños como el son, salsa, guaracha, merengue y hasta bolero. Es la cita obligada para disfrutar de un grupo de aficionados y reconocidos músicos denominado Bonyé. De ahí que cada domingo este lugar pierde su nombre y se convierte en un punto de referencia; pasa a denominarse igual que la agrupación. Entre los capitalinos es común escuchar: “vamos para Bonyé”.

Inicios de una historia
Esta peña o convite inició hace alrededor de ocho años en un bar de la Ciudad Colonial donde un grupo de amigos, integrados por Félix Báez, Franklyn Soto, Nelson Sánchez, Ernesto Rivas, Michael Suriel, Francisco –Chino- Méndez y Roberto Bobadilla, se juntaban cada domingo a “descargar energía encima de la música”. “Más tarde, uno de ellos sugirió irnos a un lugar para variar y nos fuimos al Rinconcito de Don Guillermo (un bar ubicado cerca de las ruinas) y ahí comenzamos a tocar encima de la música con instrumentos de percusión. Así hacíamos nuestro ambiente”, explica Bobadilla con el rostro cargado de emociones.

Como todo grupo debe tener un cabecilla para poder lograr una buena organización, Félix Báez fue quien desde el principio se encargó de llevar las riendas del equipo en cuanto a logística y Soto sugirió el nombre de la agrupación.

A través de los años, la peña en las ruinas se fue haciendo costumbre y decidieron no tocar más encima de la música, si no, cantar y tocar ellos mismos, pero como agrupación. El cantautor Pavel Núñez los acompañó en ese primer paso, e interpretaron la emblemática canción de Compai Segundo, “Lágrimas Negras”. Ese fue el inicio de lo que sería la cita obligada de cada domingo en ese histórico lugar de la Zona Colonial.

Chino Méndez y Félix Báez se encargaron de conseguir el sonido para ampliar sus voces y de integrar algunos músicos que hacían falta para darle formalidad a la agrupación. “Yo tocaba percusión, Nelson la batería, Franklin cantaba y tocaba maracas y bongó, Chino Méndez tocaba bongó, Michael Curiel cantaba y Evaristo Rivas”, detalló Bobadilla.

Según explica el músico, esta actividad se desarrollaba de manera artesanal, y luego fue creciendo poco a poco. No gozaban del esplendor de las luces, sino de un ambiente pequeño y simple, donde la gente iba y se sentaba en las piedras.

Evolución
Debido al constante crecimiento de la agrupación, el aumento de los fanáticos y la cercanía que tenía el show con las viviendas de la zona, decidieron mudarse del bar a un área donde “molestaran menos a los vecinos”. Por eso decidieron montar una tarima en las escalinatas de las Ruinas de San Francisco, lugar donde continúan congregándose.

Ese traslado no fue puro y simple, sino que brindaron un espectáculo a modo de relanzamiento de manera artesanal y con instrumentos nuevos, de metal. Para esa ocasión se integró Néstor Sánchez y un pianista profesional, de la orquesta de Johnny Ventura.

Respaldo necesario
Desde hace unos años, el grupo Bonyé cuenta con el apoyo logístico del Ministerio de Turismo, organismo que le brinda las facilidades para la tarima, luces, entre otros detalles para brindar un espectáculo de más calidad.

En la actualidad la agrupación está conformada por 16 integrantes, todos músicos profesionales, entre ellos, los tres vocalistas: Soto, Bobadilla y Sánchez, además de Chino Méndez y Báez en el coro. “Este proyecto le ha dado vida y ha hecho un ritual con los dominicanos y los turistas. Se ha convertido en una marca”, asegura Bobadilla. Cada domingo el grupo, que fue declarado por la Sala Capitular de la Alcaldía del Distrito Nacional como “Bien de la Comunidad”, brinda un espectáculo gratuito cargado de ritmos tropicales que pone a mover el esqueleto tanto a dominicanos como a extranjeros.

Protocolo
El público que acude a las Ruinas de San Francisco a disfrutar de este show que inicia a las 5:00 de la tarde hasta las 10:00 de la noche, tiene la opción de reservar sus sillas, que las puede colocar próximo a la tarima, donde además de Bonyé, también participan artistas invitados.

De acuerdo a Bobadilla, la agrupación tiene un acuerdo de horario con la Alcaldía y las comunidades San Antón y Santa Bárbara. Además cuentan con la asistencia de la Policía Turística y un equipo de militares que se encargan de velar por el orden.

Al ser cuestionado sobre los beneficios que recibe la agrupación por ofrecer estos conciertos cada semana, Bobadilla aseguró que se llevan el amor de los visitantes y un favor monetario que es invertido en el mantenimiento de la zona.

Significado de “Bonyé”
Es un dios africano. Pero este nombre hace honor a un bailador de son dominicano y a su esposa Chencha, quien era su pareja de baile, éstos a través del son lograron ganar varios concursos a nivel nacional e internacional.

Agradecemos a Karina Jiménez del periodico El Caribe por suministrarnos esta información y la foto utilizada para publicar este artículo en nuestro portal de Guía Zona Colonial RD.

Información tomada del siguiente link:
http://www.elcaribe.com.do/2016/07/30/bonye-una-marca-musical-esencia-zona-colonial