Por Carlos Quintanar

Hace unos 4 años aproximadamente después de un estudio realizado por el Do.Co.Mo.Mo_Dominicano se colocaron unas placas en algunos edificios y residencias realizadas durante el siglo XX.

Para quienes aún no conocen el termino y han caminado por las calles de la Ciudad Colonial seguramente han visto algunas placas en acrílico en algunos edificios que forman parte del inventario del patrimonio arquitectónico del siglo XX, estas placas fueron colocadas por el Do.Co.Mo.Mo_Dominicano

Para hablar sobre ello nos acercamos a la M. Arq. Mauricia Domínguez quien es la actual presidenta del Do.Co.Mo.Mo-do quien muy amablemente nos recibió.

Antes de entrar de lleno a hablar sobre los edificios y casas que fueron registrados como Patrimonio arquitectónico del siglo XX vamos a empezar por explicar que es el Do.Co.Mo.Mo.

Do.Co.Mo.Mo. Proviene de las siglas en inglés de Documentation and Conservation of Building, Sites and Neighbourhoods of the Modern Movement. Es una organización internacional sin fines de lucro, creada en 1988 en la Universidad Tecnológica de Eindhoven, Holanda. Está dedicada a la documentación y conservación de la arquitectura del Movimiento Moderno y a la defensa del Patrimonio Arquitectónico. La función básica de DoCoMoMo es la de cooperar con organizaciones oficiales y voluntarias en la consolidación de los principios fundamentales de la Declaración de Eindhoven, que fuera divulgada como conclusión de la Conferencia Fundacional. Se conforma, así, una red sustentable para el intercambio de experiencias y know-how entre especialistas, así como también la posibilidad de llamar la atención pública en torno al significado y valor de esta área del patrimonio cultural. El DoCoMoMo-do fue fundado en el país a finales de los años 90, y es consciente de la necesidad de reafirmar la valoración de la arquitectura del siglo XX como parte importante del patrimonio dominicano.

“Información tomada de la Revista AAA Archivos de la Arquitectura Antillana No.053”

El Do.Co.Mo.Mo-do nace de la inquietud del Arq. Gustavo Moré, quien al participar en unos de los congresos internacionales sobre la Arquitectura Moderna, que realiza el Do.Co.Mo.Mo. cada dos años entiende la necesidad de fomentar la institución en el país por el desconocimiento y la pérdida de importantes ejemplos, entre ellos el Hotel Jaragua y la casa Molinari. Moré fue el primer presidente y estuvo en el cargo por 13 años.

Es importante saber que internacionalmente hablando se valida que un edificio o una vivienda puede considerarse patrimonio a partir de los 25 años de su construcción. Aunque algunos se sabe que serán patrimonio desde el momento que fueron construidos.

¿Que funciones son las que hace el Do.Co.Mo.Mo-do?

Básicamente nos dedicamos a recopilar información, a conservar la documentación que podamos encontrar  original y a lograr su difusión para que la gente entienda y valore los monumentos y los edificios modernos. La idea es que el siglo XX  es un siglo donde también se encuentran muchos valores patrimoniales.

Otras de las funciones que hacemos en el Do.Co.Mo.Mo-do es lograr que las instituciones colaboren en la preservación de los edificios modernos. Por ejemplo se preparó un inventario de la arquitectura del siglo XX en el centro histórico entregándose a la Oficina de Patrimonio Inmueble del Ayuntamiento del Distrito Nacional. Este inventario incluye todas las manifestaciones realizadas durante este siglo con la introducción de nuevos materiales como el hormigón armado. El material le ayudo a ellos a validar una serie de edificios que no tenían una valorización y categorización claras, incluyéndolos ahora como parte de protección al no permitir modificar el estilo de concepción original.

Con esa información se hizo una revisión de mas de 2300 inmuebles que tiene el Centro Histórico y con la recomendación hecha fueron incluidos muchos edificios modernos que no puede ser transformados.

Es importante destacar que quien reside en un  inmueble patrimonial tiene un compromiso de preservarlo para las generaciones futuras. También la Dirección Nacional de Patrimonio Monumental realiza cursos apoyados en las juntas de vecinos para educar a las personas sobre el valor de las edificaciones en las que habitan.

Para preservar estas construcciones es importante que el gobierno apoye a los propietarios con prestamos blandos para el mantenimiento de los mismas y algún tipo de excepción de impuestos. Porque cuando se congela un inmueble por ser declarado de valor patrimonial algún beneficio debe tener la familia propietaria del inmueble. Por no tener estos incentivos de ley hemos perdido muchos inmuebles importantes. La preservación del patrimonio es un deber del Estado para que todos lo podamos visitar, a partir de medidas justas de compensación a los propietarios.

¿ Cuántos miembros conforman el Do.Co.Mo.Mo-do?

Somos un grupo de 23 amigos que nos importa y nos interesa conservar este tipo de arquitectura. Trabajar por la recuperación y recopilación de lo que podamos. Buscamos planos arquitectónicos de edificios para preservarlos, muchos de personas que no los usan o no los necesitan. Los llevamos al Archivo General de la Nación donde son escaneados y preservados en condiciones de humedad favorables y lo mejor accesibles al público para su estudio y divulgación.

MIEMBROS

Mauricia Domínguez Rodríguez (Presidente)
Alejandro Herrera
Alex Martínez
Armando Vicario
Carlos Jorge
César Payamps
Eduardo Guzmán
Edwin Espinal Hernández
Esteban Prieto
Griselys Rosario
Guaroa Noboa
Gustavo Luis Moré
José Enrique Delmonte
Luis Brea Franco
Marcelle Pérez Brown
Marcelo Alburquerque
Melisa Vargas
Omar Rancier
Ricardo Martínez
Sara Hernández
Virginia Flores
William Guzmán
Zaíra Batista
Nos puede hablar un poco sobre el proyecto de patrimonio arquitectónico del siglo XX de la Ciudad Colonial.

Ese proyecto surge en una primera versión con 24 tarjas que fue costeado por nosotros y se arma de lo que podíamos hacer con una sola plancha de plexiglás. Ese proyecto no solo trabajo la arquitectura moderna sinó las primeras edificaciones que cambiaron el perfil de la ciudad de Santo Domingo por la altura. Se decidió entonces incluir los edificios en hormigón armado que comenzaron a construirse a partir de 1907 y es por eso que se habla del patrimonio del siglo XX porque el Do.Co.Mo.Mo. internacional solo trabaja entre el año 1930 al 1970, nosotros quisimos extenderlo un poco mas porque los elementos de la modernidad lo tenemos a partir de los años 40 por lo que ya teníamos una década de retraso y habían otros edificios como el edificio Baquero y el Edificio Diez que son de inicio del siglo XX, en la tendencia del eclecticismo academicista que venía desde el siglo XIX, piezas importantes que no podían quedar sin una tarja delante, como en el caso del edificio Cerame.

Al siguiente año logramos el apoyo del Ministerio de Cultura con el programa de Fomento al Turismo y ellos hicieron otro grupo de tarjas, donde se ampliaron 40 edificios más y se distribuyeron en mayor cantidad. Con lo que logramos cubrir una buena parte. Pero aún faltan aproximadamente unos 60 edificios mas que tenemos en proyecto y esperamos continuar el próximo año.

Se nos han hecho la solicitud de ampliar la cobertura fuera del Centro Histórico. Pero esto implica una logística más complicada puesto que fuera de la Ciudad Colonial no contamos con los permisos para hacerlo.

La ley de Patrimonio aún no ha sido aprobada en nuestro país. La misma lleva ya más de 16 años yendo y viniendo al Congreso Nacional. Esta ley puede representar una disminución de impuestos que pagarían los propietarios de los inmuebles denominamos como patrimonio, además de varios incentivos adicionales para lograr la conservación de los inmuebles patrimoniales. Por lo que no ha existido es una decisión del gobierno de asumir ese costo, que si lo vemos desde el punto de vista nacional no representa ni un 1% de las recaudaciones.

¿ Cuáles son los proyectos en los que están trabajando?
Comenzamos con el apoyo de Gustavo Moré, editor de la revista Archivos de Arquitectura Antillana, AAA, a poner por escrito la información de todos los edificios que teníamos. Con la idea de que en algún momento se pueda hacer un resumen de los números de las revistas donde se han presentado y publicar un documento independiente. Esta información esta disponible en las ediciones número 053, 054 y 056. Cabe resaltar que en la edición numero 053 es donde se encuentra la mayor cantidad de información sobre el Do.Co.Mo.Mo-do.

Ahora mismo nos encontramos haciendo un registro de la Ciudad de Santo Domingo y se esta haciendo como un proyecto de investigación de la UNPHU. Consiste en hacer una ficha oficial asignada a cada edificio, fotografías y la mayor cantidad de información que se pueda tener de cada uno.

¿ Cuáles son sus planes en el futuro?
Tenemos varios planes, por ejemplo: solicitar la declaratoria de la Feria de la Paz y Confraternidad del Mundo Libre, hoy el Centro de los Héroes, como el primer conjunto declarado como Patrimonio Moderno.

¿ Cuales son los requisitos para ser miembro del Do.Co.Mo.Mo-do?
Normalmente le solicitamos una carta dirigida al presidente de Do.Co.Mo.Mo.-do en donde exprese su interés por ser parte del equipo. Además de incluir su curriculum, su vínculo con el Patrimonio Moderno y los motivos que le impulsan a defender las edificaciones modernas. Luego de esto lo analizamos en el grupo y si todos están de acuerdo se acepta.

Actualmente se paga una anualidad que se manda al Do.Co.Mo.Mo Internacional con sede en Lisboa. Ellos emiten un carnet que te certifica como miembro oficinal. Los fondos sirven para la emisión de boletines que nos envían todos los años a todos los miembros.

Muchas gracias Mauricia por compartir tan valiosa información con nosotros y darnos a conocer todo lo relacionado con el Do.Co.Mo.Mo-do para que no solo nosotros los conozcamos sino también todos nuestros lectores.

Los felicitamos por el invaluable trabajo, pasión, dedicación y empeño que le dedican a los trabajos que hacen, de nuestra parte saben que cuentan con nuestro apoyo y colaboración, esperamos que con esta entrevista la gente le de más valor a nuestra historia arquitectónica, conozcan la importancia que tiene el patrimonio moderno y ayuden a ser parte del cambio para preservar estos tesoros que tenemos y puedan conservarse para las futuras generaciones.

Los invitamos a que conozcan los monumentos del siglo XX que Do.Co.Mo.Mo-do documentó en aquella ocasión y que conservan sus placas distintivas, prepárense para los mapas y recorridos que vamos a realizar en torno a estos monumentos con la colaboración del Do.Co.Mo.Mo-do.

La siguiente información fue tomada de una publicación que hizo el Diario Libre en su página web, con el nombre de “Edificios del siglo XX protagonistas de una ciudad moderna” en la cual se muestran 24 de los edificios que son Patrimonio de la Arquitectura del Siglo XX. Al final de este artículo esta el link de donde proviene esta información.

MONUMENTOS DEL SIGLO XX
Palacio Consistorial. Ubicado en la calle Arzobispo Meriño, su construcción es del siglo XVI, pero sufrió modificaciones durante los siguientes siglos, siendo la más radical la realizada en el gobierno Báez, por Osvaldo Báez Machado, quien incorporó la torre esquinera para colocar el reloj.

Hotel Conde de Peñalba. Obra del 1943, ubicada en la Calle El Conde, de los arquitectos españoles Joaquín Ortiz y Tomás Auñón. El hotel presenta elementos de vanguardia contrapuestos a la rigurosidad del clasismo, dos esquinas urbanas convexas se equilibran en una dinámica tensión. Se destacan las suaves líneas de balcones y los grandes arcos abiertos.

Edificio Fernández. José Antonio Caro Álvarez y Leo Pou Ricart lo construyeron en 1936 en la calle El Conde. La planta baja es comercial y las superiores son viviendas. En su interior, un mezzanine servía de almacén de mercancías. Los detalles del bloque vertical de las escaleras contrasta con la horizontalidad fraccionada de los balcones. Es uno de los más destacados ejemplos de Art Deco de la vieja ciudad.

Edificio Baquero. Ubicado en la calle Hostos, fue construido por Benigno de Trueba en 1927. Fue el edificio más alto durante 40 y con el que se consolidó la modernidad en Santo Domingo. De gran calidad constructiva y ornamental, contaba con los últimos adelantos técnicos, tales como el primer elevador, amplias vidrieras, revestimientos exteriores y sótano.

Edificio Diez. Terminado de construir en el 1929 por Benigno de Trueba en la calle El Conde, contaba con locales comerciales en la primera planta, apartamentos en la segunda y oficias a partir de la tercera. La composición de la fachada es la más rica de la ciudad, un gran portal encierra una colosal arcada y en cada nivel se abren entre los arcos balcones con creativos diseños individuales.

Edificio González Ramos. Edificio comercial de tres niveles, obra del arquitecto Humberto Ruíz Castillo. Representa un logro arquitectónico. Sobre un basamento de granito oscuro, aligerado por las grandes vidrieras, se extienden los pisos superiores que vuelan ondulantes, acompañados por tramos alargados de ventanas zigzagueantes. Fue construido en el 1946 en la calle El Conde.

Edificio Cerame. Construido por el ingeniero Benigno de Trueba para la firma Cerame & Company de Puerto Rico. Es uno de los principales hitos de la calle El Conde al cambiar el perfil urbano, aún de modestas construcciones en 1923. Aparentemente de tres niveles, se oculta otro piso detrás de la gran cornisa.

Edificio Rodríguez. Edificio comercial de 1848, obra de José Antonio Caro Álvarez, quien continúa la estética que inició en el Copello. Los niveles superiores se levantan sobre pilares expuestos en el primer nivel. En su fachada secundaria solo interrumpe la continuidad de los ventanales el espaciamiento estructural en una racional composición.

Edificio Saviñon. Sede de la Lotería Nacional en el 1946, construido por Luis Amable Iglesias. La entrada fue colocada en el chaflán realzado por una marquesina dentada. Amplias vidrieras en primer nivel se abren hacia la vía principal. En los niveles superiores los pasillos de acceso se colocan hacia el frente, disimulados por quiebrasoles . Se destaca la solución de esquina culminada por un torreón estriado.

Edificio Copello. Primer edificio comercial de índole moderno de la ciudad, construido en 1939. Sus fachadas lisas, sin ornamentación ni estructuras visibles causaron sorpresa en la población. La sensación de gravidez, el cuerpo traslúcido de las escaleras, las ventanas continuas y el tratamiento curvo de las esquinas, demuestra el conocimiento de Guillermo González Sánchez de los postulados del Movimiento Moderno.

Residencia Francisco J. Peynado. Galardonada como la mejor construcción por el Ayuntamiento, su emplazamiento fue aprovechado por Andrés Gómez Pintado, en 1910, para crear las tres fachadas de edificios con igual categoría cada una. Composición eclética, se destacan los balcones, las cornisas y el antepecho irregular, único en la ciudad.

Iglesia Nuestra Señora de la Altagracia. Estructura de hormigón armado con bóveda de cañón corrido, construida sobre la antigua capilla del hospital San Nicolás de Bari por Osvaldo Báez Machado, en 1922. De corte eclético destaca el imponente campanario colocado en la esquina. Está ubicado en la calle Hostos, número 253.

Palacio de las Telecomunicaciones. Ubicado en la calle Isabel La Católica, número 203. Es una pieza aislada de composición simétrica, de tres niveles hacia el acceso principal y cuatro en la parte posterior, porque aprovecha el desnivel del terreno. Grandes pilastras en granito seccionan los paños de ventanas en un ritmo tradicional. Construido por Luis Armando Iglesias en 1946 y recientemente restaurado.

Banco de Reservas. Obra construida en 1955 por Alexander Aeron. Es un gran volumen coronado por una cornisa de estrísa curvas de marcado sentido Decó. Una fachada marcadamente simétrica enfatiza el centro con portal monumental. Los interiores son de excepcional calidad espacial y se encuentran aun intactos.

CODIA. Construcción original del siglo XVI en las dos primeras crujías, modificada en 1921, para albergar la Casa de España. La modificación de la fachada, la gran escalinata imperial y los anexos laterales, son realizados para destacar las áreas abiertas en un lenguaje preeminentemente ecléctico. Está ubicada en la Padre Billini, número 58.

Residencia Elmúdesi. Pieza única de la arquitectura local por sus proporciones y formas armónicas. Construida por Benigno de Trueba durante la transacción al movimiento moderno, 1936, se destaca por el diseño, los detalles decorativos, la herrería, la carpintería, el material como recurso compositivo y el tratamiento urbano.

Palacete Vicini. Imponente estructura ubicada en la 19 de Marzo, número 113, construida por Antonín Nechodoma, en 1920. Su composición sobria y majestuosa enfatiza las colosales columnas y el balcón curvo. En el interior, la gran escalera semicircular lleva a las estancias más íntimas del piso superior. La riqueza de las terminaciones y de los detalles hacen del inmueble uno de los más ricos en la capital.

Residencia Mondesert. Uno de los ejemplos más puro del Art Decó. Diseñada con la tipología vivienda-comercio, se destaca el torreón esquinero del cuerpo de las escaleras. Un alto zócalo de granito rojo define el primer nivel. La planta en forma de U define las estancias hacia un patio interior. Ubicada en la calle José Reyes, número 4, fue diseñada por Humberto Ruíz Castillo, 1934.

Instituto de Señoritas Salomé Ureña. La pureza de los volúmenes y el espacio interior del cuerpo central son elementos destacables de una arquitectura racional, integrada sin escándalo al perfil del centro histórico. La fachada enfatiza la horizontalidad con las molduras, los aleros y las ventanas. Está ubicada en la padre Ballina, número 304 y fue construida por Marcial Pou Ricart en 1944.

Hospital Padre Billini. Construido sobre las bases del antiguo hospital de San Andrés por Osvaldo Báez Machado, en 1926, se desarrolla en dos niveles con dos grandes patios con pasillos periféricos. Las fachadas sólidas y macizas se aligeran por los grandes ventanales seccionados que recuerdan las composiciones de la Escuela Chicago.

Edificio del antiguo Instituto del Libro. Pieza arquitectónica simple y de composición exquisita. José Antonio Caro Álvarez, en 1952. renueva el lenguaje del tradicional edifico de tres planta mixto. El quiebre de los planos en la primera planta amplía el espacio público y los balcones corridos de los pisos superiores, acompañados por cortinas de bloques curvos de pavés, son innovadores para el momento. Se encuentra en la calle Arzobispo Nouel, número 358.

Cuerpo de Bomberos. Una de las piezas del Moderno más puras de la ciudad. Construido en el 1944 por los arquitectos Guillermo González Sánchez y José Antonio Caro Álvarez para la celebración del centenario de la República . La horizontalidad está remarcada por el cuerpo principal, de planta libre para la colocación de los vehículos. La ventana originalmente era de celosías de madera, adaptación tropical al Moderno.

Edificio Santos. Construido por Joaquín Ortiz y Tomás Auñón, en 1941, la casa-almacén Santos, ubicada en la calle Pina, tiene tres niveles, con mezzanine en la primera planta y un pequeño estudio en la azotea. Entre medianeras, tiene una ingeniosa solución para iluminar con luz solar el espacio del almacén de la planta baja. Un gran balcón corrido corona la planta superior, con un vuelo curvo donde se destaca la columna de granito negro irregular.

Estación de Servicio Texaco. Ubicada en la avenida Independencia, esquina Mariano Cestero, se construyó en 1950. Como las alas de un ave se abren las dos marquesinas, de forma trapezoidal. El cuerpo central sirve como área de interconexión, aprovechándose para las oficinas. Es una de las primeras estaciones de combustible dobles que permitían acceder al interior a los vehículos.

http://www.diariolibre.com/noticias/edificios-del-siglo-xx-protagonistas-de-una-ciudad-moderna-GIDL337540

Fotografía de este artículo del Edificio Elmúdesi (parte del proyecto de patrimonio arquitectónico del siglo XX de la Ciudad Colonial) cortesía de Joel Leger @srpinango en instagram.