Ando Zoneando con Toti Kalamata, restaurador de madera.

Muchos caminamos por la Zona Colonial pero no nos imaginamos la historia que tienen que contar cada uno de los elementos que la conforman, los balcones, las ventanas, los pisos, las puertas y nos detenemos en las puertas de madera para hablar de quien tenemos hoy en nuestra sección de Ando Zoneando en nuestra página web Guía Zona Colonial RD le hicimos una entrevista a Toti Kalamata, un restaurador de madera que se enamoró de República Dominicana.

Para empezar nos gustaría que te presentes: Me llamo Jordi Molina tengo un seudónimo de Toti Kalamata, esa es una historia medio larga, el nombre me lo puso el Chef de el Hotel El Embajador, todo fue muy accidental, pues encajaba conmigo y con mi personalidad. Toti en realidad es un seudónimo del catalán de la parte salada del dialecto, del salado y me agrada más que mi propio nombre.

Háblanos de tu trayectoria.

Mi trayectoria de cómo yo descubrí la restauración fue cuando yo tenía16 años en una escuela taller, en ese momento no sabia que hacer aun, no me apetecía estudiar, pero si me gustaba la historia y el arte, ambas siempre han estado muy relacionadas conmigo.

Una compañera trajo un caballo de madera de un tiovivo (carrusel) y de allí empezó mi afición por la restauración. Empezamos a restaurarlo y luego me plantee ir a Italia a aprender en 1988 para conocer el lugar, luego estuve en 1993 hasta el 95 estudiando restauración e hice cursos sobre asesoramiento de alimentos y bebidas. Todo eso lo hacia para ganarme la vida. Organizaba fiestas y eventos a los estudiantes que estaban en el instituto donde yo estudiaba restauración de madera.

En Florencia durante las tardes tenía talleres donde hacía prácticas de restauración. Desde entonces he mantenido esa afición que forma parte de mi vida y que también es mi trabajo.

¿Como llegas a República Dominica?

Vine en noviembre del 2012, como organizador de eventos conocí a Alberto Marti muy emblemático de aquí y si que tenía las ganas de trabajar con él, lo conocía virtualmente, nos hemos hecho muy buenos amigos.

Llegue porque me encantan los piratas, me encantan todas las películas de piratas y de barcos, de todo lo relacionado con eso. Siempre sentía una gran pasión por vivir en el Caribe, el clima del Caribe. Además que conocía la historia de todos estos países, República Dominicana, Cuba y Haití. Son países que siempre he tenido curiosidad por conocer y vine aquí.

¿Que trabajos estás haciendo actualmente?

Actualmente me encuentro haciendo restauraciones en madera de manera particular, entre otros trabajos que hago estoy restaurando unas puertas.

Hay unas puertas muy importantes que se encuentran en la calle Las Damas No.102 y que se dice que son de Caoba pero en realidad son de pino y de nogal.

Las puertas que estoy trabajando son muy emblemáticas, de las más antiguas que han existido en América, aun no puedo revelar en que lugar van a estar, pero desde que se haga la apertura formal del lugar podré compartir esa información con ustedes.

¿Qué cosas en tu vida te han marcado que consideras te han ayudado a ser la persona que eres en la actualidad?

El Caribe, mis ganas de querer venir a vivir aquí, es algo muy importante en mi vida. Y me he dado de esa importancia cuando he regresado a España y he extrañado el clima de acá.

¿Tienes algunos hobbies o en que te gusta invertir tu tiempo libre?

Los hobbies suelen ser aficiones, están relacionados con nuestro trabajo. Uno es cocinar, nunca lo ha sido y no creo que lo será, me encanta cocinar y la enología. Todo lo relacionado con el mar, mírame donde estoy, en una isla.
También me gusta coleccionar cajas pequeñas, cajas antiguas de madera.

¿Qué relación tienes con la Zona Colonial?

Vivo cerca, me apasiona, es donde suelo salir y es raro verme en otros lugares de la ciudad que no sea la Zona Colonial. Aunque he conocido muchas partes del país, pero mi zona preferida, mi amor y pasión es esta Zona, la Zona Colonial.

¿Cuál es tu lugar favorito de ella?

Hay tantos, el parque Colón es uno de mis preferidos, la Plaza España también, pero mi favorito es el parque Colón, en mi opinión es el resumen de la Zona Colonial. Porque esta la catedral, elementos antiguos, un elemento relativamente nuevo, un edificio de los años 50, es como un resumen de la Zona.

¿Que te gusta hacer cuando vienes a la Zona Colonial?

Pasear en ella me encanta. A veces se descubren cosas nuevas aun a pesar de vivir aquí y pasar 20 veces por el mismo sitio a diferentes horas.

¿Tienes alguna anécdota en la zona colonial que quieras compartirnos?

Tengo una anécdota muy peculiar que me paso aquí en El Conde, que una vez iba con un amigo mío paseando, nos paró la policía porque paró a otras personas al lado de nosotros también, me pidió la policía identificación, en ese momento estaba trabajando para el Hotel El Embajador, les dije donde trabajaba y ellos me escoltaron hasta mi casa. Algo muy peculiar y extraño.

¿Cuáles son tus planes y proyectos a futuro?

Mis proyectos y objetivos serían dar formación aquí de restauración de madera, poder dar conocimientos a los dominicanos, para que no tengan que recurrir a un extranjero que haga los trabajos de restauración.

Es una contradicción, pero me gustaría que también hubiera dominicanos que tuvieran la oportunidad que he tenido yo. Que hubiera un equipo de restauradores dominicanos que pudieran ir al extranjero, por ejemplo movilizarse en el caribe ofreciendo los servicios de restauración de madera.

He tocado puertas en el país pero hasta el momento no he recibido respuestas de instituciones como el Ministerio de Cultura, parecían interesados pero solo eso. Tengo esa inquietud porque hay mucho por hacer y que se tiene que hacer.

¿Que le dirías a quienes quieren seguir sus sueños?

Lo que he encontrado en República Dominicana es que hay muchos dominicanos que quieren irse de aquí, quieren ir a Europa o a Estados Unidos, porque es su sueño, como si ese fuera el lugar donde pudieran realizar su sueño, yo les digo ustedes están en un país donde pueden soñar, solo hace falta despertar.

También me gustaría hacer un llamamiento a las instituciones a la sensibilización del patrimonio dominicano, estoy seguro de que hay mucha intensión pero hay personas como yo que podríamos hacer algo para ayudar. Solo es un llamamiento a contribuir para ayudar a que tengamos un patrimonio cuidado y mantenido. Porque hay un sector de la población con un poder adquisitivo alto y medio que tienen sensibilidad por el patrimonio y estoy seguro que algunos hicieran donaciones si hubiera un museo con capacidad de tener sus restauradores e infraestructura habilitada para tener piezas de museo o donaciones. He visto colecciones privadas de personas que tienen unas piezas increíbles y que no estaría mal que estuvieran en un museo.

Muchas gracias Toti por haber compartido con nosotros sobre tu vida, tu experiencia y tus trabajos más recientes, es muy noble lo último que nos mencionas relacionado con preparar y capacitar a personas en República Dominicana para que también aprendan y conozcan sobre este tipo de trabajo y pueda haber personas capacitadas para hacerlo.

Te agradecemos y deseamos que sigas realizando estos trabajos increíbles y ayudar a preservar y prolongar el tiempo de vida de todas esas joyas (piezas) con las que tienes contacto.

Para los interesados en ver más del trabajo de Toti Kalamata les dejamos sus redes sociales y modo de contacto.

Instagram: @TotiKalamata
Email: siroccoserveis@gmail.com
Teléfono 829-410-3841