República Dominicana. El mayor esfuerzo de la obra se ha hecho en sus calles y sus espacios públicos, no en los monumentos culturales e históricos. Con esto se pretende asegurar la comodidad del peatón, que es la primera prioridad del proyecto desde sus inicios.

“La mayor parte de la inversión de la obra, que asciende a unos US$45 millones, ya está culminada en las calles de la Ciudad Colonial, las cuales tenían unos niveles de descuido y de deterioro muy altos, además de obstáculos para la circulación y ruido visual de cables de electricidad y de telefónicas. No nos hemos concentrado tanto en los monumentos históricos porque en otro momento ya habían sido rescatados y puesto en valor”, aseguró la arquitecta Maribel Villalona, directora de la Unidad Coordinadora del Programa de Fomento al Turismo Ciudad Colonial.

Según publica el Listín Diario, en la Zona Colonial ya se tienen más del 90% de los cables en el subsuelo, tanto de electricidad como del servicio telefónico. También se ha mejorado el acceso y la potabilidad del servicio del agua al cambiar todas las tuberías y se ha desarrollado el programa “Formación para formadores” donde 60 profesores del INTEC y la universidad española de Nebrija han instruido a guías turísticos, taxistas, buhoneros de la calle El Conde y a empleados de negocios de la zona para elevar la calidad en los servicios turísticos.

Ente los temas pendientes para este año se encuentran la terminación de la reconstrucción del Museo de las Atarazanas Reales, el seguimiento de programas de formación, la consolidación del sistema de seguridad por cámaras, entre otros., destaca Villalona.

Por Danny Javier
Fuente: Arecoa/MiamiDiario.

Fotografía por Froilin Cabral,
@froilin_cabral

Fotógrafo de la semana Froilin Cabral