Todos lo conocemos como el obelisco hembra, pero no todos sabemos que se llama Monumento a la Independencia Financiera, este es uno de los símbolos del Malecón de Santo Domingo, en la Avenida George Washington, que aunque forme parte de Ciudad Nueva, queremos resaltarlo por su valor histórico y por la importancia que tiene por lo que representa.

Todo dominicano sabe lo que fue la Era de Trujillo, de una manera u otra.

En su delirio de grandeza Trujillo construyó El Puente Duarte, El Palacio de Gobierno, La Voz Dominicana, El Manicomio del 28, El Monumento de Santiago, El Obelisco “Macho”, etc.

Antes se le decía Trujillo-Hull ya que fue producto del acuerdo firmado por Rafael Trujillo, el dictador dominicano y Cordel Hull, el Secretario de Estado de Estados Unidos, para iniciar el proceso de pago y cobro anteriormente mencionado, que a su vez resultaba una afrenta ante la intervención aduanal de 1907.

Con 20 metros de altura, el monumento tiene dos piezas insinuaciones aladas que despejan en el centro de corte octogonal. El Obelisco Hembra es testigo de parte de la historia dominicana, pues conserva algunas de las balas de la guerra civil de 1965.

El monumento fue construido y diseñado por Joaquín Ortiz y Tomas Auñón Martínez, dos arquitectos exiliados españoles que se asociaron y que habían llegado al país el 11 de enero de 1940. Ellos habían salido de Burdeos, Francia, el 20 de diciembre de 1939, fueron una dupla excepcional que mutó profesionalmente en nuestro país y fue víctima de las nostalgias y las aprehensiones políticas, económicas y sociales. Quizás por ello se separaron y mientras Auñón Martínez siguió camino a México, Ortíz García regresó a su patria.

Fue erigido el 24 de septiembre de 1940, durante la dictadura de Trujillo, en conmemoración al tratado Trujillo – Hull. Estuvo listo 3 años antes de que fuera saldada la deuda en su totalidad.

Se inauguró el 29 de febrero de 1944 para conmemorar la redención de la deuda externa, cancelada en 1947.

Para 1965 el arquitecto Brea García sugiere que se restaure el monumento, porque había que corregir la superficie, pues tenía impactos de bala que datan de 1965. Además que le repongan las dos alusiones escultóricas en alto relieve que aluden a musas, las cuales están en los extremos oeste y este. También una tarja en tres idiomas, francés, inglés y español, detallando los motivos, fechas y reconocimiento a sus diseñadores.

En el 2012 se creó una intensa polémica debido a que este monumento fue usado por el Despacho de la Primera Dama para colocar promoción de una campaña en valores. A este uso, se opuso el arquitecto Emilio Brea García mediante tres cartas.

Desde hace mucho tiempo se ha intentado demoler el “Obelisco Hembra” como si fuese un acto machista contra la feminidad. Porque en verdad, y haciendo la comparación, el obelisco macho, representa más la tiranía que el hembra puesto que marcó el inicio del cambio de nombre de la ciudad. Ese obelisco recuerda el momento en que la adulonería se casó con la megalomanía para designar a Santo Domingo como Ciudad Trujillo. Ninguno de los dos debe ser destruido por ser parte de nuestra historia.

También hemos redibujado el monumento puedes guardar la imagen por si la quieres imprimir y colorearla, también si quieres te la podemos mandar por email solo escríbenos a zcolonialrd@gmail.com

Si te están gustando estos artículos nos gustaría que nos ayudes compartiéndolo a personas que les pueda interesar y ya que sabes cómo funciona la temática puedes sugerirnos algún lugar del que te gustaría que hablemos.

Información recabada de las siguientes páginas:

Ecured.cu

elcaribe.com.do

elnacional.com.do