Fortaleza Ozama o Fortaleza de Santo Domingo. Considerada el 8 de diciembre de 1990 como Patrimonio de la Humanidad junto a los otros monumentos de la Zona Colonial

Ubicada en la calle Las Damas, su puerta de entrada fue construida durante el reinado de Carlos III. Esto se encuentra escrito en el portal. Esta es la primera instalación militar europea que permanece en América y fue construida por Frey Nicolás de Ovando del 1502 a 1507. “Ojo: escribimos Frey no Fray. Este señor perteneció a una orden militar. No era Fraile piadoso ni mucho menos. Era totalmente guerrero y como Frey era capaz de freír a todo aborigen que se cruzara en su campo visual”.

A pesar de que el pueblo tuvo momentos de gloria, fueron más los de dolor y sufrimiento, puesto que el desfile de presos, torturados y asesinados en sus calabozos fue interminable, por eso la Torre del Homenaje es a la vez imponente y tenebrosa.

A Cristóbal Colón se le incluye erróneamente en la lista de presos ilustres de esta torre. Esto es falso pues cuando el intrigante Bobadilla encadenó al descubridor, la ciudad estaba en el lado Este por tanto este recinto militar no existía. El Alcaide Gonzalo Fernández de Oviedo escribió aquí su “Historia general y natural de Indias”, quizás una de las pocas cosas buenas que han ocurrido en este lugar. Los tiranos de todos los tiempos hicieron que palabras como la torre, el aguacatico y el calabozo se convirtieran en símbolos de terror y muerte.

Este fue el escenario de la proclamación de la Independencia en 1821. El movimiento Independentista fue dirigido por Don José Núñez de Cáceres. Para sorprender al ejército español acantonado en la fortaleza se realizó un divertidísimo engaño. El día de San Andrés que se celebra el 30 de noviembre, es una tradición que se remonta a los primeros días de la colonia. Se le llamaba Carnavales de Agua, porque se celebraba tirando agua desde coches y caballos hacia ventanas y balcones y desde estas a todo ser viviente que transitara por las calles. Don José Núñez de Cáceres que siempre se opuso y hasta prohibió este juego, se destacó aquel día de 1821 porque le permitió a su primogénito utilizar su carruaje tipo Victoria para que jugara San Andrés en compañía de sus amigos, todos vestidos rigurosamente de blanco como era costumbre entre los celebrantes del carnaval de agua. Sobre el piso del coche descubierto se colocaban una y otra vez cajas con cascarones de huevos, que había sido vaciados, lavados y rellenados con agua perfumada con albahaca y eran sellados con un pequeño trozo de tela empapado en cera caliente.

Los divertidos jóvenes recorrieron toda la ciudad lanzando “Cascarones” y recibiendo cataratas de agua de los balcones. En múltiples ocasiones volvían a la casa de Don José para recargar más cajas de cascarones y dirigirse a otros puntos de la ciudad. Todo esto lo hicieron ante la indulgente mirada del ejército español que no sospecho, ni por un momento, que en realidad estaban distribuyendo cajas de armas y municiones ocultas debajo de las cajas de cascarones. Con ellas se realizó el levantamiento que en la madrugada culmino con la captura de la Fortaleza Ozama y la proclamación de la “Independencia efímera”* en la madrugada del 1 de Diciembre de 1821. San Andrés y su divertida celebración que tiene la Toma de la Bastilla para los Parisinos y el Tea Party para los ciudadanos de Boston.

*Se conoce como Independencia efímera al período de la historia de la República Dominicana que transcurre entre la proclamación del Estado Independiente del Haití Español el 1 de diciembre de 1821 y su anexión a la República de Haití el 9 de febrero de 1822 debido a una ocupación del ejército haitiano encabezado por Jean Pierre Boyer. La denominación «efímera» se debe precisamente al corto espacio de tiempo durante el cual se mantuvo la independencia, apenas dos meses y ocho días.
Fue proclamada por un sector de la pequeña burguesía urbana, liderada por el político y académico José Núñez de Cáceres, quien creía en la anexión a la Gran Colombia de Simón Bolívar.

La historia militar de esta Fortaleza se cerró con la victoria del pueblo que pudo tomarla durante la revolución de 1965. Fue la última batalla en este escenario. Ahora es un local de ferias y festivales musicales, a ver si la alegría y la música pueden exorcizar el sufrimiento de siglos de crímenes impregnados en sus paredes. Desde lo alto de la torre se disfruta una espectacular vista de la ciudad, de la ría del Ozama y el Mar Caribe.

A quienes han visitado la Fortaleza Ozama se habrán dado cuenta que aparte de la torre del Homenaje (aunque posteriormente era llamada también Torre de la Vigía o de la Vigilancia, ya que en la parte superior se podía observar la entrada del río Ozama y la costa del Mar Caribe.) Desde la parte más alta de la Fortaleza Ozama se han visto enarbolar durante toda la historia dominicana las banderas de España, Francia, Inglaterra, Haití, Estados Unidos y actualmente la bandera dominicana.

Hay otras edificaciones dentro de lo que abarca el terreno que rodea la muralla en los alrededores, entre ellos están:

La inmensa estatua en La Fortaleza Ozama corresponde a Gonzalo Fernández de Oviedo. Está construida en bronce hueco. Esta estatua data aquí desde la primera visita de los reyes de España en el año 1976.

El polvorín de Santa Bárbara es una construcción de planta cuadrada, formada por muros de tres metros de espesor y que data del siglo XVIII. En su fachada se despliega el escudo de armas del rey Carlos III y una hornacina que cobija la imagen de Santa Bárbara. Lugar donde fue almacenado lo que fue el armamento español de ese entonces. Este fue construido en el 1787  por el Rey Carlos III, Rey De España. Algo estratégico fue darle el aspecto de una iglesia para que los piratas de la época no sospecharan que aquí se guardaba el armamento español. Con unos muros de 3 metros de altura y un pie de grosor, la única parte que varía en estas medidas son alrededor del río. Según se dice la diferencia de esta, era en caso de explosión. Esta zona débil provocaría el menor daño, causando el derrumbe hacia el río solo de esa estructura, dentro de este hay una imagen de Santa Bárbara patrona de los artilleros.

Dato curioso, los cañones que se encuentran en La Fortaleza Ozama no son originales de esta. Los originales fueron robados en tiempos del temido Sir Francis Drake un corsario ingles invasor en el 1586. Los cañones de esta provienen de una serie de barcos hundidos en los alrededores. En la parte de atrás colindando con el río se encuentran 2 cañones uno de origen inglés y otro español.

Dos elementos interesantes del conjunto lo constituyen las plataformas de tiro. Una plataforma denominada “baja”, que se remonta a 1570 y que cuenta con almenas y cañoneras y otra plataforma posterior, del siglo XVII, que se denomina “alta”.

También destacan las ruinas de la Primera Obra, la construcción provisional que se empleó mientras se levantaba la torre del Homenaje denominada así en recuerdo de los conquistadores españoles. A la vista, es el edificio más llamativo del conjunto debido a su aspecto de pequeño castillo medieval de 18 m de altura donde verás ondear la bandera dominicana. y donde se pueden notar los cimientos de una sala grande y otras dos más pequeñas.

La Fortaleza de Santo Domingo está separada del Río Ozama por una muralla de piedra, en honor a éste río  le fue dado su nombre. Dentro de la fortaleza puedes apreciar un gran jardín donde está la estatua de Don Gonzalo Fernández. La cual fue tallada en bronce, este fue un famoso cronista del siglo XVI, autor de la primera historia de las Américas.

No solo en la época de la colonización se le dio uso de cárcel a este monumento. También fue usado por el dictador Trujillo, que fue presidente de la República, quien, en 1937, la reforzó con una muralla almenada y la convirtió en prisión hasta 1970.

Información recabada de las siguientes páginas y libros

conectate.com.do

dehovi.com

ecured.cu

visitarepublicadominicana.org

es.wikipedia.org

Guía de anécdotas, cuentos, crónicas y leyendas de la Ciudad Colonial de Santo Domingo.